viernes, 27 de mayo de 2011

¿Quiénes son los indignados? Cientos de personas duermen en Sol a pesar de la prohibición.

Varios centenares de personas pasaron la noche del miércoles bajo unas toscas carpas montadas en la Puerta del Sol de Madrid, a pesar de que la Junta Electoral Provincial había prohibido la concentración. Las Fuerzas de Seguridad del Estado decidieron no desalojar la zona y cerca de 400 personas han amanecido en la zona.

Los manifestantes fueron llegando a la céntrica plaza madrileña desde primera hora de la tarde, y en el momento de máxima asistencia prácticamente llenaron el recinto. En ese momento, el grupo era relativamente heterogéneo. No solamente había lo que se conoce como anti-sistema. Acudieron a Sol personas de todas las edades y con perfiles sociales distintos, aunque los jóvenes y la ideología de izquierdas eran mayoría.

Sin embargo, a medida que avanzaron las horas y que la lluvia arreciaba sobre Madrid, los manifestantes más moderados se fueron retirando. Alrededor de las dos de la madrugada, cuando una intensa lluvia golpeaba las lonas, sólo resistían los más identificados con las posturas más radicales.

Los manifestantes lanzaron proclamas a favor de una regeneración democrática y en contra del sistema económico actual, con especial énfasis en el sector bancario. Los asistentes gritaron también consignas en contra de PSOE y PP, e instaron a no votar a ninguno de los dos partidos en las elecciones municipales y autonómicas del próximo domingo.

¿Quiénes son los "indignados"?
Aunque los organizadores de las convocatorias han tratado de desmarcarse de cualquier partido político, en sus declaraciones públicas y manifiestos se han identificado claramente con una ideología de izquierdas (más Estado y menos mercado, gasto social, intervencionismo...).

La organización, acuartelada debajo de la estatua ecuestre de Carlos III, trató de mantener la concentración controlada en todo momento. Con un megáfono que apenas se oía en unas decenas de metros a la redonda, lanzaron mensajes para que no se consumiera alcohol, instaron a limpiar la zona y pidieron insistentemente que no se cometieran actos violentos.

Esta actitud pacífica no pudo evitar algún acto vandálico aislado. En un momento de la noche, varios individuos subieron a un andamio, cortaron una lona y pintaron con spray negro "muerte al capital", según informa Europa Press. Más avanzada la madrugada, un grupo de personas impidió a un equipo de televisión grabar la manifestación con la consigna "No montan, no graban, no manipulan", según informa Rubén Nicolás, periodista de Actualidad Económica.

Pero mientras el núcleo duro de la Puerta del Sol está muy identificado ideológicamente, el movimiento en general es mucho más diverso y se originó a través de Internet. Éste cuenta con el apoyo de líderes de opinión de la web española, que han aprovechado las redes sociales para aglutinar seguidores en torno a un mensaje de inconformismo político y regeneración democrática. Uno de los detonantes clave de esta reacción ha sido la polémica Ley Sinde, que pretende defender la propiedad intelectual facilitando el cierre de webs de descargas.

Con todo, el movimiento se ha ganado las simpatías de muchos ciudadanos defraudados con la clase política. Desde los parados, inframileuristas y mileuristas, hasta jóvenes estudiantes sin futuro laboral, pasando por profesionales que simplemente desean una renovación de la clase política.

En consecuencia, mensajes a favor de las listas abiertas o la prohibición de que políticos imputados se presenten a las elecciones, se entremezclaban con proclamas a favor de la creación de juntas populares en cada barrio y de que los trabajadores tomen el control de los medios de producción.

Este movimiento reivindicativo comenzó el 15 de mayo, cuando se celebraron cerca de 60 manifestaciones en otras tantas ciudades españolas, tras una convocatoria masiva a través de Internet. Entonces, entre 12.000 y 50.000 personas acudieron a la convocatoria de Madrid, según Manifestómetro, una web especializada en medición de asistencia a este tipo de convocatorias.

El martes pasado, cerca de 15.000 personas llegaron a concentrarse en la Puerta del Sol, según comentó a El Mundo una fuente policial. Ayer volvieron a llenar la plaza y hoy mismo ya hay otra petición de manifestación tramitada.

No hay comentarios: