miércoles, 27 de enero de 2010

Yoga



Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado:
la «unión o integración del alma individual con Dios», entre los que tienen una postura de tipo devocional (religiosa), o bien «el desarrollo de la conciencia espiritual (esto es, el percatamiento de la naturaleza, origen y destino espiritual del ser)», entre los que tienen una postura racionalista (atea o agnóstica).

Etimología de la palabra «yoga».
La palabra española «yoga» proviene del sánscrito yoga, que procede a su vez del verbo yuj: ‘colocar el yugo [a dos bueyes, para unirlos], concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar, otorgar, etc.’. El verbo yuj es la misma raíz indoeuropea de los términos castellanos «yugo» y «conyugal».

Historia
El yoga tendría entonces 35 siglos de antigüedad. El yoga se originó posiblemente antes de nuestra era en India, donde persiste como tradición. Debido a que los textos sánscritos carecen de cronología, se desconoce exactamente cuándo los habitantes del subcontinente índico comenzaron a realizar este tipo de meditación con posturas físicas.

En 1931, el arqueólogo británico sir John Marshall descubrió en Mojensho Daro (Pakistán) un sello de esteatita del siglo XVII a. C. de la cultura del valle del Indo, con una criatura antropomorfa con cuernos, en una posición sentada con las piernas cruzadas.

En la actualidad algunos escritores en Occidente creen que esta es una prueba de que en la cultura del Indo se conocía el yoga. En cambio, los hinduistas sostienen que el yoga es eterno (anādi: ‘sin comienzo’) y siempre existió.

Existen varios tipos de Yogas pero el haṭha yoga es el yoga más difundido en todo el mundo, conocido por sus āsanas (o posiciones corporales). Se trata de un sistema de posturas físicas cuyo propósito es lograr que el cuerpo esté apto para la meditación. Las āsanas generan serenidad física y mental, de tal forma que el yogui devoto pueda sentarse durante varias horas en una postura de meditación sin sufrir fatiga o inquietud. Una de sus āsanas principales es padmāsana (o ‘posición de loto’) y el «saludo al sol» (Sūriá namaskar).
Actualmente el haṭha yoga enfatiza la relajación.

Fuente: De Wikipedia, la enciclopedia libre

No hay comentarios: